El poder femenino en Tierra Viva

Carolina Silva es la presidenta de Tierra Viva, fundación enfocada en educación ambiental. A ese rol se le suma el de profesora, empresaria, creativa, activista y mamá a tiempo completo. Incluso fue la contadora de la organización, hasta que Chipax llegó a alivianarle la pega. En esta entrevista, esta súper mujer nos cuenta cómo nació Tierra Viva, qué es lo que hacen y cómo es el mundo de las finanzas para las fundaciones.

El calor característico de pleno verano santiaguino azota las calles de Ñuñoa, pero eso no impide que tres mujeres estén en una reunión exhaustiva para avanzar los temas pendientes de la fundación Tierra Viva. 

Para Carolina Silva Lobo (46 años) el home office es ley. En la organización son puras mujeres y la idea de poder compatibilizar roles laboral/familiar/personal siempre fue intransable. La modalidad le da tiempo para trabajar desde su casa en la Laguna de Aculeo, ir a dejar a sus niñas al colegio, venir a reuniones en Santiago y ser el sustento económico de su hogar.

La casa en que nos encontramos es de Katherine Fonfach, una de las socias. Carolina se aleja de la oficina habilitada por Kathy y se sienta en la terraza junto a una mesita para conversar.

Nos cuenta que ya lleva casi veinte años comprometida al área de sustentabilidad. Licenciada en Historia y Geografía, para ella no fue suficiente y sacó un magíster en Medio Ambiente y Desarrollo Sustentable. Desde 2001 que trabaja en instituciones de la sociedad civil y desde 2016 que con dos amigas decidió tomar su propio rumbo al fundar Tierra Viva, fundación en donde el rol de la mujer está latente y más vivo que nunca.

¿A qué se dedica Fundación Tierra Viva? ¿Qué los diferencia del resto?

Principalmente lo que hacemos es trabajar en la educación ambiental para la conservación del patrimonio natural. Eso es la línea que orienta todo los proyectos y programas que desarrollamos.

Tenemos tres áreas. Una es Capacitación, donde hacemos talleres, seminarios y  desarrollamos material educativo. La otra es Difusión, donde la idea es organizar ferias para que más gente conozca del tema. La última es Metodología. Nosotras consideramos que la educación ambiental es fundamental para el cambio cultural que ahora más que nunca requerimos como planeta. Por lo tanto, estamos siempre investigando y desarrollando formas de intervenir en los lugares que efectuamos nuestras actividades de una manera que genere impacto, para efectivamente poder conservar lo que queremos para nosotros mismos y las futuras generaciones.

¿Hace cuánto empezaron? ¿Cómo fue creciendo?

La organización la fundamos tres amigas que nos conocimos en otras fundaciones en las que trabajamos antes. Con Beatriz Vázquez y  Katherine Fonfach fundamos Tierra Viva en 2015 y sacamos todos los papeles en 2016. 

Teníamos las ganas de tener una organización propia que cumpliera con los valores que teníamos y en que la educación ambiental fuera el pilar que moviera todo lo que hiciéramos y no solo un anexo. Actualmente depende de la cantidad de proyectos que estemos haciendo cuantos colaboradores están trabajando. 

¿Qué proyectos tienen vigentes ahora?

Ahora tenemos dos concursos adjudicados del Ministerio del Medio Ambiente. Uno es con la Red de Centros de Educación Ambiental, donde tenemos que organizar una jornada de tres días en la RM para los 42 centros que forman parte de esa red. Además, tenemos que organizar cuatro seminarios para cien profesores cada uno, en la regiones de Arica, Tarapacá, Valparaíso y Los Lagos. Por último, tenemos que hacer cuarenta salidas pedagógicas con niños de Enseñanza Básica en esas mismas cuatro regiones. La idea a la que está orientada este proyecto es a entregar conocimiento y a fortalecer las habilidades de los docentes y niños en la educación ambiental al aire libre. Es harto de salir a la naturaleza.

El otro  proyecto es la tercera versión de La educación Ambiental para la Sustentabilidad. Ahí desarrollamos material educativo, que es la patita de metodología e investigación. Pensar cómo abordar los temas a enseñar para que a los docentes les sea mucho más fácil incorporar la educación no formal, esa que no se encuentra dentro de los establecimientos educativos y es la que necesitamos para lograr el cambio cultural que deriva en sustentabilidad. 



Un enfoque necesario.

Y urgente  además. 

¿Cómo es el mundo de las finanzas en las instituciones de la sociedad civil?

Uff… Eso ha sido un tema durante toda mi vida en relación a las organizaciones de la sociedad civil. A diferencia de las empresas, nosotras no estamos orientadas a los resultados financieros, sino que nos mueven los resultados con los beneficiarios. Entonces, pasa que el tema de las finanzas es la parte más precaria porque no es el foco: no nos interesan las utilidades.

Las finanzas son nuestro talón de aquiles, además de que no hay mucha gente en “el mercado” que se maneje en cómo llevar la contabilidad en una ONG o fundación, que conozca la propia dinámica de cómo funcionan esos movimientos y gastos.

Y entonces, ¿Cómo manejan las finanzas en Tierra Viva?

Nosotras tenemos un antes y un después de Chipax. Las finanzas son un tema  que no todos los funcionarios de una fundación manejan y es difícil compatibilizar la pega en terreno con fijarse en las planillas. Tener muchas planillas Excel complicaba todo porque no era eficiente.

Sebastián Herceg, amigo y gerente de Kyklos, nos recomendó Rinde Gastos y luego Chipax. Tuvimos un proyecto en común y comentábamos las dificultades de conciliar cuando me comentó que ellos usaban Chipax. 

Yo soy la presidenta de la fundación, entonces no puedo ser también la jefa de finanzas. Pero me pasaba que sacaba el ojo de ellas y quedaba el desorden total.

La problemática era: al ser la responsable legal, cómo uno hace para estar mirando las finanzas, pero no estar encima de ellas. Chipax solucionó eso, porque es muy amigable, fácil de entender y está todo en un mismo lugar. 

Ahora te puedes enfocar mejor en tu rol de presidenta.

Claro. Va a ser súper fácil entregarle a otra persona la batuta de las finanzas. Así, mi pega en el tema se reduce a solo observar y cerciorarse que esté todo OK con los proyectos. Puedo quedarme tranquila de que todo va a estar ordenado y poder desligarme un poco.

¿Qué funcionalidades de Chipax destacan?

La integralidad. Que te baje la cartola te facilita un montón el trabajo. Antes tenía que entrar a cada sitio a bajar yo misma las cosas…ya no. Ahora está todo en un mismo lugar. Es casi un juego, como poner las “cartitas” que se dan vuelta. A mí que me gusta Excel, encuentro que es entretenido usar la plataforma. Ya no es un dolor  de cabeza.

¿Cuál recurso o beneficio (orden, más tiempo, claridad, etc) es el que más has ganado al utilizar Chipax?

Tranquilidad por sobre todo. Antes pensaba: si me voy de vacaciones, nadie va a saber si este proyecto se pasó o no, etcétera… ahora todo está ahí para poder echarle una mirada.

Si alguien tiene una duda, se mete al software y lo ve, no es que dependa de una persona (como el contador) de saber que está pagado o no. Está todo ahí y cada integrante de la fundación podría tener acceso. Es como autosuficiente. 

¿Cuál ha sido tu experiencia con el equipo de soporte? ¿Qué tan frecuente lo utilizas?

Ha sido súper bueno. Aunque Chipax es bien intuitivo para usarlo, he tenido varias dudas y el soporte encuentra las soluciones rápidamente. Son bastante eficientes. Eso sí, lo ocupo cada vez menos porque he ido aprendiendo. A medida que uno lo ocupa reconoce la lógica de la plataforma.

¿Recomendarías Chipax? ¿Por qué?


De todas maneras. Yo que tengo la responsabilidad jurídica de cómo se manejan las platas en una institución donde no nos interesan las utilidades (porque lo que hacemos es gastar en pro de los beneficiarios), poder tener ordenados los números es crucial. Me imagino que para las empresas también, pero para nosotras, que las lucas no es tema, sirve muchísimo.

Para nosotras que queremos ser profesionales no solo en lo que hacemos técnicamente sino también en nuestra administración y finanzas, Chipax es un súper buen aliado para hacerlo más fácil y eficiente.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Suscríbete para recibir más artículos

Comparte lo bueno

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Artículos que te pueden interesar:

¡Te tenemos un regalo!

Suscríbete al blog y te invitamos a un Webinar exclusivo de finanzas con Chipax.

logo.bsale

+

logo.chipax.150

¿Qué es Bsale?

Software online de ventas para ordenar tu negocio. Con él tienes boleta y factura electrónica, interfaz de punto de venta, control de inventario, reportes de venta y página web con carro de compra. Todo esto integrado en una sola plataforma!
Olvídate de las planillas de excel, de no tener claridad cuánta mercadería te queda, cuánto has vendido y qué margen tienes. Con Bsale tienes información a la mano que te ayuda a hacer crecer tu negocio.

¿Para qué conectar Bsale a Chipax?

  1. Para sincronizar el detalle de las boletas de venta
  2. Mantener la conciliación de las boletas al día, todos los días
  3. Para descargar archivos XML de facturas emitidas y recibidas para ver su detalle

Extra: ¿Ya eres cliente Chipax? Pregunta por tu descuento exclusivo en Bsale.

¡Bienvenido a chipax!

Te llamaremos muy pronto para confirmar detalles del plan y resolver cualquier duda que tengas.

¡Dame esos 5 👋!

Está todo listo, ya recibirás nuestros datos clave para lograr un orden Zen.